IT | EN | ES | NL

  • Napiaia bed and breakfast - camera Amore

    Napiaia bed and breakfast - camera Amore

  • Napiaia bed and breakfast - camera Allegria

    Napiaia bed and breakfast - camera Allegria

  • Napiaia bed and breakfast - camera

    Napiaia bed and breakfast - camera

  • Napiaia bed and breakfast - sala piano terra

    Napiaia bed and breakfast - sala piano terra

  • Napiaia bed and breakfast - piscina

    Napiaia bed and breakfast - piscina

  • Napiaia bed and breakfast - bagno

    Napiaia bed and breakfast - bagno

  • Napiaia bed and breakfast - panorama

    Napiaia bed and breakfast - panorama

¡Mágico!!

Éste es el adjetivo que más recurre entre nuestros huéspedes y amigos en cuanto llegan a Napiaia.

La sensación de encanto que envuelve este lugar es ofrecida por el bonito valle de Camaiore que se abre justo delante del caserío. Las colinas de Monteggiori a la derecha y Pedona a la izquierda abrazan el valle invitando la mirada al fondo con el mar de la Versilia. Detrás del caserío, juegos de luces y colores tiñen el monte Prana que protege benévolamente el antiguo burgo de Metato. Este, junto a bosques de castaños, alerces, encinas seculares y olivares, crea una energía y una atmósfera regeneradora que se percibe en cuanto se llega al sitio.

Todo lo que nos rodea es auténtico.

Inmersos en la naturaleza podemos reencontrar un estilo de vida más lento, más sereno y encontrar personas que viven realmente como una vez, con ritmos más naturales que siguen todavía el pasar de las temporadas. El lugar, rico de sendas, ofrece muchas posibilidades como paseos, trekking, mountain bike y ( a 20 km) jugar al golf .

Desde Camaiore además se pueden alcanzar fácilmente ciudades de arte como Lucca, Pisa, Florencia y visitar la cercanísima Pietrasanta, lugar de encuentro de muchos artistas. El caserío ofrece una espléndida vista y amplias terrazas dónde poder gozar la puesta del sol sobre la línea del horizonte también inmersos en una piscina con vista mar.

Panorama da Metato

El terreno adyacente el caserío hospeda un frutal y un huerto de cultivo biológico. Hemos reestructurado este caserío viejo de 300 años para nosotros y para vosotros porque queremos compartir un rincón de Paraíso con personas especiales! Hasta pronto.